Densitometría Ósea

La densitometría ósea es una técnica de diagnóstico por imagen utilizada para medir la densidad mineral ósea (DMO) de una persona. La densidad mineral ósea es un indicador importante de la salud ósea y se utiliza para diagnosticar y monitorear enfermedades como la osteoporosis.

El procedimiento de densitometría ósea generalmente se realiza en la columna lumbar y en la cadera, que son las áreas más comunes de fracturas relacionadas con la osteoporosis. También puede realizarse en el antebrazo.

Durante la densitometría ósea, el paciente se acuesta en una mesa mientras una máquina emite rayos X de baja intensidad a través del hueso. La cantidad de radiación que atraviesa el hueso se mide en un detector del otro lado. Con esta información, se calcula la densidad mineral ósea y se compara con los valores de referencia para determinar si hay una disminución de la densidad ósea.

La densitometría ósea es un examen rápido, no invasivo y generalmente indoloro. Es una herramienta importante en la evaluación del riesgo de fracturas y en el seguimiento de la respuesta al tratamiento en casos de osteoporosis. Sin embargo, es importante tener en cuenta que la densitometría ósea no es el único factor a considerar en la evaluación de la salud ósea, y otros factores de riesgo y pruebas pueden ser necesarios en algunos casos. Siempre es recomendable consultar a un médico para una evaluación y diagnóstico adecuados.