Sonografía

La sonografía, también conocida como ultrasonografía o ecografía, es una técnica de diagnóstico médico que utiliza ondas de sonido de alta frecuencia para crear imágenes en tiempo real del interior del cuerpo. Estas ondas sonoras se emiten a través de un dispositivo llamado transductor, que se coloca en la piel sobre la zona del cuerpo que se va a examinar.

Cuando las ondas sonoras encuentran diferentes tejidos dentro del cuerpo, se reflejan de manera diferente. El transductor recoge los ecos de estas ondas reflejadas y los convierte en imágenes en movimiento que se pueden ver en un monitor. Estas imágenes permiten visualizar los órganos internos, tejidos blandos, músculos, vasos sanguíneos y otras estructuras del cuerpo.

La sonografía es una herramienta muy útil en el campo médico, ya que es segura, no invasiva y no utiliza radiación ionizante. Se utiliza en diversas especialidades médicas para diagnosticar y evaluar condiciones médicas, monitorear el desarrollo fetal durante el embarazo, guiar procedimientos invasivos, y realizar un seguimiento de tratamientos y terapias.

Es importante destacar que la sonografía tiene ciertas limitaciones, como la dificultad para visualizar estructuras internas detrás de los huesos o gases, y su calidad puede verse afectada por la obesidad o la presencia de gases en el intestino. En algunos casos, pueden ser necesarios otros métodos de diagnóstico complementarios para obtener una evaluación más completa.